Hoy en día es imprescindible estar en la red si quieres ser un profesional «apetecible». Hay muchas maneras para posicionarse en la red, por ejemplo puedes crearte un perfil en redes sociales profesionales como LinkedIn, o montar un blog profesional; pero por lo general la opción más atractiva suele pasar por crearte tu portfolio.

Un portfolio es un espacio donde presentar tus proyectos, una especie de book virtual donde ir colgando imágenes y descripciones de cada trabajo, de manera que si alguien esta pensando en contratarte pueda hacerse una idea de tu genialidad. El portafolio es por tanto especialmente interesante (y necesario) para cualquiera que genere obras que puedan ser presentadas en formato visual, como diseñadores, arquitectos, artistas, etc.

Un portfolio se puede hacer de muchas maneras, pero suele constar de un perfil profesional (incluso puedes incluir ahí tu curriculum si lo ves adecuado, aunque si lo haces déjalo en un archivo adjunto, para que lo descarguen), una muestra de tu trabajo y un método de contacto. Yo decidí además añadir un blog, lo cual suele ser una buena idea si luego le das uso; un blog te obliga a actualizar contenido, lo cual es bueno para tu posicionamiento en buscadores, ayuda a tu formación continua, ya que te obliga a buscar información y reciclarte y por último te ayuda a demostrar que sabes de lo que estas hablando, que realmente eres un profesional.

Consejos

Algunos consejos a la hora de montar tu portfolio:

Se directo. Que se sepa rápidamente a que te dedicas y que tus trabajos sean fácilmente accesibles. Lo más normal es que vean tu portfolio por encima y sin prestar demasiada atención.

Entra por los ojos. Prepara bien las imágenes que vas a mostrar, ya que será lo que más valore alguien que este pensando en contratarte.

Se profesional. Empieza por olvidarte de usar tu dirección de correo electrónico habitual si es algo del tipo superloko23 [arroba] hotmail.com (nota: usar hotmail en general da una impresión poco profesional en muchos ámbitos).

Utiliza tu mejor material. A veces es mejor dejar de lado un trabajo antiguo o poco importante que empañe el esplendor del resto.

Crea una imagen corporativa. Otro día haré un monográfico sobre la marca personal, que es un tema que me resulta muy interesante, pero por ahora haz o consigue un logo.

Mantente conectado. Es buena practica enlazar todos tus perfiles en redes sociales y formas en que puedan ponerse en contacto contigo.

Plataforma

Lo más complicado suele venir a la hora de decidir el formato que vamos a utilizar. Hay muchas maneras de presentar tu portfolio, tantas como se te ocurran. En la próxima entrada repasaré las más interesantes, que esto me estaba quedando muy largo y no quiero que nadie se me duerma a medio post.

Y recuerda: compartir es sexy! Si te ha parecido útil compártelo en tus redes.

One Comment

Leave A Comment